martes, 30 de abril de 2013

22 de mayo: VOTÁ A LA ROSA!!


Suteba: el paro que no fue

Tregua eterna

docentes sutebaEn menos de 12 horas, Baradel, del Suteba (y el resto del Frente Gremial), pasó de convocar a un paro de 96 horas a aceptar, a cambio de nada, la conciliación obligatoria impuesta por el gobernador Scioli, o sea por la misma patronal que niega el aumento.
En ambos casos, los docentes nos enteramos por la televisión. En el pasado, se desconocieron este tipo de conciliaciones, más truchas todavía que las de Tomada. Baradel y el Frente Gremial entraron en el zanolismo puro: acatar conciliaciones de paros que nunca llegaron a hacerse.
En las formas, en los métodos y en los hechos, la dirección de Baradel entregó la lucha.
El levantamiento de la medida cayó como un balde de agua fría: luego de casi cinco semanas de tregua con Scioli, los docentes se preparaban para retomar la huelga.
El motor de esa tendencia al paro es muy claro: luego del “aumento”, un maestro que recién se inicia (el escalón en el cual el incremento fue más alto) cobra de bolsillo y por todo concepto 3.260 pesos, con un salario básico de apenas 1.725 pesos. Con un 100 por ciento de aumento por antigüedad, casi al final de la carrera docente, se salta a 4.518 pesos -salarios que no cubren ni la mitad de la canasta familiar.
Si había bronca antes de levantar las medidas con la excusa de la inundación, a medida que los docentes se iban enterando de la agachada del Suteba y del Frente Gremial, el repudio contra la burocracia sindical docente se hizo generalizado.
¿Otra vez los docentes rehenes de un pacto Cristina-Scioli?
En un reportaje en TN, Scioli declaró, días atrás, que no habría más paros en la provincia de Buenos Aires. Un mes antes, el gobernador le reclamó a los docentes que volvieran a las aulas y Suteba comenzó, entonces, su “larga tregua”, que va camino al mes y medio ¿Un parate en la feroz interna K entre Cristina y Scioli es el trasfondo de esta entrega?
La dirección del Suteba actuó en todo el conflicto como un vehículo de la ofensiva kirchnerista contra el sciolismo, y de las necesidades compartidas tanto por CFK como por Scioli de hundir la paritaria y el salario docentes. Nunca tuvieron la voluntad de llevar hasta el final la lucha por el aumento de salario del 30 por ciento que anunciaron.
Pero Scioli no levantó jamás su plan de acción. Aprovechó a fondo la mano que le tendió la burocracia celeste: al igual que Cristina Kirchner, cerró la paritaria por decreto, dio un pobrísimo aumento del 12 por ciento, mayoritariamente en negro, siguió atrasando -o directamente no pagó- los salarios de miles de docentes, está cerrando cursos en todos los distritos, sigue en crisis el abastecimiento de los comedores escolares, está completamente paralizada la realización de todas las obras de infraestructura y se profundizó el vaciamiento del Ioma.
Baradel “administró” el conflicto con paros aislados, alguna movilización parcial y movidas distritales ignotas, de las cuales la docencia no se entera. Ahora, el levantamiento liso y llano.
Bajo su rienda, regimenta el conflicto docente en función de su estrategia de apoyo al gobierno K. Por esta vía, en el mejor de los escenarios, vamos a un conflicto perenne, sin otra consecuencia que descuentos masivos para todos los docentes.
Digamos de paso que el Suteba le asestó un golpe a la valiente huelga de Aten Neuquén, aislándola.
Transformemos la bronca en una política. Para obtener los reclamos, necesitamos independizar el sindicato del gobierno. Tribuna Docente convoca a los compañeros a realizar y reclamar asambleas -de afiliados y no afiliados- que resuelvan un plan de paros progresivos hasta obtener el reclamo del 30 por ciento de aumento en todas las categorías y de una sola vez.
Y cobremos muy caro esta entrega en las inminentes elecciones del Suteba, en las que hemos presentado 32 listas opositoras en otros tantos distritos bonaerenses: el 22 de mayo, votemos a la Lista Multicolor en todas las seccionales para expulsar a la burocracia sindical del gremio y poner en pie a la docencia y al Suteba, pisoteados por el gobierno y por su propia dirección.

Romina del Plá-
Daniel Sierra

martes, 23 de abril de 2013

lunes, 4 de marzo de 2013

DÉFICIT DE INFRAESTRUCTURA ESCOLAR EN MERLO




No hay peor ciego que el que no quiere ver

La redacción de Merlo GBA ha lanzado un ataque a toda la docencia de Merlo en el marco de la lucha que estamos llevando adelante en defensa de la educación pública.
Los voceros del municipio afirman que el no inicio del ciclo lectivo “se debe pura y exclusivamente al paro decretado por las organizaciones gremiales docentes a raíz del conflicto salarial” y que “de no ser por la huelga, toda la estructura del sistema educativo de Merlo (…) estuvieron en condiciones de dar inicio al ciclo lectivo 2013”.
Esto es doblemente falso.
En primer lugar lo único que fue “decretado” fue el cierre de la paritaria nacional por parte de Cristina Kirchner (un miserable 22% en tres cuotas). El paro docente es la expresión consciente de todos los trabajadores de la educación en defensa, entre otras cosas, del salario. La lucha por salario es asimismo la defensa de la calidad educativa resentida debido a que, con un inicial de $ 2.900, nos vemos obligados a trabajar dos o tres cargos. Pero la superexplotación docente no hace mella en la voracidad estatal, empeñada en exfoliar nuestro salario por la vía del impuesto al salario y el no pago de las asignaciones familiares. Más aún, 15.000 trabajadores siguen aún sin cobrar por el ciclo lectivo 2012.
En segundo lugar el déficit de infraestructura escolar en Merlo es enorme. Según informa el Suteba, los niños que se quedaron sin matricula para el jardín supera a los efectivamente matriculados. Negar esta realidad tiene dos consecuencias: por un lado se alimenta el negocio de la educación privada, por el otro, para aquellos padres que no pueden costear un jardín privado, queda la alternativa de los CDI (Centros de desarrollo infantil) que no son más que depósitos de niños, sin propuesta pedagógica, sostenidos por el municipio a partir de la más terrible precarización laboral.
Los relevamientos en las escuelas dan cuenta de una interminable lista de déficit: baños destruidos, o con letrinas del siglo XIX, pozos llenos que no se desagotan, aulas improvisadas en patios, escenarios o comedores, goteras, enormes déficit en las instalaciones de gas y electricidad, falta de mesas, sillas, tubos de luz, vidrios, estufas. Ausencia de desinfección y desratización, insuficiente cantidad y calidad de los alimentos para los comedores escolares, son algunas de las tantas falencias señaladas por los propios docentes.
Los escribas del Intendente afirman que “las autoridades del Consejo Escolar (…) ratificaron que ‘como distrito no tenemos riesgo de inicio de clases’ (y) desmintieron que el paro docente en Merlo fuese motivado por escuelas rotas y falta de mobiliario”. El Consejo Escolar sabe perfectamente los enormes problemas de infraestructura, porque ante cualquier pedido de solución la respuesta es, indefectiblemente: “no hay presupuesto”. Es lo mismo que dice Scioli para negar un aumento salarial. Mientras mantienen las exenciones impositivas a los capitalista “amigos”, los subsidios a los vaciadores del transporte y la energía, y el pago de deuda a los usureros nacionales e internacionales.
Nuestra lucha es en defensa de la educación pública, del salario docente, de los edificios escolares, de los comedores para los chicos, al igual que del salario de los auxiliares. Que la educación no sea la variable de ajuste del derrumbe del “modelo” kirchnerista. Al igual que lo hicimos en la lucha contra el aguinaldo en cuotas: huelga hasta quebrar el ajuste anti-educativo de Cristina, Scioli y los intendentes!